SOY ADORABLE,
PERO NO SOY TU MASCOTA
TU CASA NO ES MI HOGAR.

LOS 7 MAMÍFEROS EXÓTICOS MÁS BUSCADOS COMO MASCOTAS

Y que no deberíamos tener en nuestros hogares.

A pesar de que estamos acostumbrados a ver en nuestros hogares diferentes animales de compañía, lo cierto es que no todos ellos son aptos para vivir en este ambiente, ya que se encuentran lejos de su hábitat y de un entorno adecuado.

Con el objetivo de visibilizar la errónea creencia de considerar a los animales exóticos como animales de compañía, desde AAP hemos elaborado un estudio de los mamíferos exóticos que más se buscan en Google como mascota en España*.

1. Tití, el primate más diminuto

Mono tití

¿Sabías que los titís son los monos más pequeños del mundo? Su tamaño y simpática apariencia hacen que en España más de 5000 personas hayan buscado cómo comprar o cuidar de uno en el último año. Lo que no se sabe es que detrás de ese aspecto tan adorable, se esconde un carácter muy fuerte que le ayuda a sobrevivir en grupos que dominan grandes extensiones de selva. Son muy nerviosos y agresivos, es imposible su domesticación y resulta muy difícil mantenerlo en cautividad. Vivir en un entorno limitado y poco estimulante afecta gravemente a estos curiosos animales.

Es el primate más buscado como animal de compañía a pesar de ser una especie protegida, en peligro de extinción, cuya tenencia y tráfico en la mayoría de casos es ilegal. Duele saber que solo el 10% de los capturados sobreviven y deben enfrentarse a vivir separados de su grupo, un vínculo que, en la naturaleza, es muy fuerte y asegura la supervivencia de la familia.

No separes a un bebe tití de su madre y de su grupo, no conseguirá ser feliz por mucho que le quieras.

2. Petauro o "planeador del azúcar"

Estos adorables animalillos originarios de Oceanía cada vez son más demandados como animal de compañía, en el último año se han contabilizado 4290 búsquedas relacionadas con su compra y 1030 con cuidados (doblando los número del año pasado). Son muy sociales, conviven en grupos de 8-12 miembros con los que duermen, se acicalan y cuidan como una familia, por este motivo la cautividad supone un grave problema para ellos. Poseen unas afiladísimas garras capaces de causar heridas graves si se sienten amenazados y pueden reaccionar agresivamente con humanos. Además, son muy sensibles a las variaciones de temperatura y deben mantenerse entre 24º y 27º idealmente, tenlo en cuenta en tu factura de la luz.

Son animales nocturnos que emiten fuertes sonidos similares a ladridos, un problema para tu descanso. Durante el día duermen en escondites oscuros que hacen con hojas «pegadas» con su orina, de ahí el mal olor que desprenden sus nidos, algo bastante desagradable para tener en casa.

Su gran habilidad es planear, llegando hasta los 60 metros. Sienten la necesidad de deambular y volar en amplios espacios naturales, no les prives de ello llevándolos a tu hogar.

3. Serval: un leopardo en miniatura

Los felinos nos fascinan. Son fuertes, elegantes e independientes. Por eso mucha gente piensa que el serval es una buena opción para tener un gran gato en casa. Así lo demuestra que las preguntas en la red sobre sus cuidados han crecido un 135% este año. Pero cuidado, el serval es un depredador no apto para ser animal de compañía.

Decir que tener un ejemplar en casa es difícil es quedarse muy corto: es imposible amaestrarlos y su gran instinto de caza y su territorialidad los hacen muy peligrosos para los humanos, otros animales o bienes materiales (arañan y orinan todo su entorno); todo esto sin contar los severos problemas de nutrición y psicológicos que conlleva estar en cautividad.

Si realmente te apasionan este tipo de animales deja que vivan en libertad, en su hábitat, al que están perfectamente adaptados.

4. Erizo: una bolita con pinchos

Puede parecer la mascota ideal para la familia que busque un animal pequeño en casa, tal y como lo demuestra el aumento de búsquedas en un 200% en solo un año. A pesar del gran volumen de búsquedas en España los erizos autóctonos están protegidos y el erizo africano y egipcio están prohibidos como mascotas por ser especie invasora. Los erizos no son adecuados como animal de compañía. Duermen en lugares oscuros y protegidos durante el día y son muy sensibles a los ruidos y al movimiento, factores que les provocan muchísimo estrés.

Por la noche son solitarios, chillones y muy activos, recorren hasta 8 kilómetros –algo más que tu pasillo, ¿no?– buscando insectos, escarbando, mordisqueando y lamiendo, que es su manera de reconocer. Ojo, las variaciones de temperatura les pueden hacer más propensos a los parásitos y enfermedades.

No está en la naturaleza del erizo ser sociable y afectuoso; está en tu mano dejarle vivir en su casa. Y que no te den tenrec por erizo, pues sus necesidades son también incompatibles con la cautividad.

5. Suricata: la estrella del Rey León

¿A quién no le encantaba Timón? 1.500 personas al mes buscan en internet una suricata para comprarla y casi 8.000 buscan cómo cuidarla. Pero probablemente no sepas que, aunque tenga un aspecto amigable y gracioso, es salvaje y agresiva. Además el cautiverio le provoca estrés y puede atacar a otras mascotas o personas.

En su entorno natural viven en redes de túneles, en las amplias zonas secas de África, son por tanto increíbles excavadoras, ¿te imaginas lo que pueden llegar a hacer en tu casa? Tienen una dieta muy variada y como depredadoras son muy activas y necesitan muchos estímulos, algo que es imposible en un hogar. 

Las suricatas son muy sociables y para ellas es vital vivir en grandes grupos. Si realmente amas a los animales no los separes de su familia.

6. Tigres y grandes felinos: si tu gato tuviera el tamaño de un león, te comería

Puede parecer increíble, pero es una triste realidad que solo en EEUU hay 3 veces más tigres en cautividad que en libertad en todo el mundo. Y en España la búsqueda de cachorros ha saltado un 300% en un año. ¿Por qué no es una buena idea tener en casa un león, un tigre, una pantera, un leopardo o un puma? (Por citar a los 5 grandes).

Necesitan amplios espacios y estímulos, comen de 4 a 6 kg de carne roja diariamente, hay pocos veterinarios que sepan y quieran tratarlos y, sobre todo, pueden derribar a un ciervo de 250kg de un zarpazo… y tú no pesas 250kg. En definitiva, son animales salvajes que necesitan vivir en su hábitat natural.

Si te gustan estos majestuosos felinos, si el mundo te parecería peor sin ellos, ponte en contacto con asociaciones como AAP Primadomus, infórmate, busca cómo ayudar a su conservación en sus propios hábitats, pero no condenes a uno de ellos a una vida encerrado.

7. Zorro: jamás será un perro o un gato

Zorro Fénec

Los zorros son espectaculares y además parecen graciosos y juguetones, por eso muchas personas buscan en internet cómo conseguir uno para tener en su casa. Las búsquedas se han duplicado en un año. Especies como el zorro ártico o el fénec están entre las favoritas de los que se interesan por mascotas exóticas.

Pero estos inteligentes cánidos no se adaptan en absoluto a vivir en un espacio pequeño, necesitan hacer “cosas de zorro”: escarbar y destrozar para intentar salir, mordisquear, cavar o marcar su territorio con orina y heces. Además, su personalidad enérgica, ansiosa, chillona y agresiva con cualquier otra especie pone las cosas difíciles en un hogar. Los zorros son animales muy sociales y necesitan jugar y relacionarse con otros de su especie y estimular su inteligencia explorando el entorno para el que están preparados, como la tundra, el desierto o un bosque.

Si quieres ver un zorro, la mejor opción siempre será pasear por un bosque cercano respetando su entorno y a ellos.

Aunque su búsqueda en internet sea inferior en comparación con el resto de especies de la lista, destacamos el macaco de Berbería, el kinkajú y el kusimanse por la gravedad que supone tener a estos animales en cautiverio. El primero de ellos ha estado de moda durante años y los siguientes, entre otros, empiezan a despuntar ahora.

Macaco de Berbería

El macaco de Berbería se encuentra en peligro de extinción y es el único primate que vive al norte del Sahara (Marruecos, Argelia de forma natural y Gibraltar). El tráfico ilegal a través del Estrecho es un problema muy grave dado que muy pocos viven en libertad, se estima que las poblaciones salvajes han disminuido más del 50% durante los últimos 24 años. Hoy la población sigue decreciendo con una estimación de 200 individuos, en su mayoría crías, capturados cada año en la naturaleza en Marruecos para alimentar el turismo y el comercio ilegal de mascotas. Dado el fuerte vínculo de estos animales con su grupo familiar y social, para capturar a una cría, a menudo se hostiga al grupo hasta aislar a las madres en los árboles acosándolas hasta que los bebés caen.

En su entorno natural viven en grupos de hasta 50 individuos con una compleja estructura jerárquica, lo que junto a su fortaleza física y sus grandes caninos, puede provocar situaciones muy peligrosas en cautividad, además de padecer serios problemas de ansiedad, depresión y enfermedades.

Kinkajú

Este pariente de los coatíes de aspecto cautivador habita los bosques de Sudamérica y tiene hábitos nocturnos. Viven en tropas de 10 a 15 ejemplares con vínculos muy estrechos. No les gustan los movimientos bruscos, los ruidos y la actividad diurna y se estresan con mucha facilidad llegando a ser muy agresivos, gritando y atacando con sus garras y dientes, con los que pueden provocar heridas de consideración.

Kusimanse

Los kusimanses o mangostas enanas son animales sociales que viven en zonas boscosas, en grupos familiares de 10 a 20 con una estricta estructura jerárquica. Son muy enérgicos y necesitan mucho espacio para saciar su instinto natural lo que les lleva a ser agresivos cuando no disponen de él. Al ser territoriales tienden a marcar todo el espacio con sus glándulas anales, de olor fuerte y penetrante, y lo defenderán ante cualquier intruso incluso de mucho mayor tamaño (otras mascotas, visitantes…).

6. Chinchilla

Este suave y dulce roedor del tamaño de un pequeño conejo está muy de moda como animal de compañía, por eso nos sorprende saber que son una especie biológicamente asombrosa y perfectamente adaptada a su modo de vida natural en un hábitat hostil. Nada que ver con lo que les podemos ofrecer en nuestras viviendas.

Y es que hábitat natural de las chinchillas es la cordillera de los Andes, en zonas rocosas desérticas, ambiente árido donde los haya, por eso posee un valioso pelaje particularmente espeso que limita la evaporación en estas regiones donde la temperatura varía mucho de la noche a la mañana. Esta especie principalmente nocturna, vive en grandes colonias en madrigueras excavadas en el terreno arenoso o bajo las rocas, cubriendo una amplia extensión de terreno que puede llegar a 100 hectáreas por colonia. Es un animal vegetariano, se alimenta adaptándose a las especies botánicas de cada época y obtienen el agua necesaria a través del rocío. No hay animal mejor preparado y adaptado a estas condiciones de vida que la chinchilla.

Por desgracia, la caza intensiva por su piel –actualmente prohibida– llevó a esta especie casi a la extinción en estado silvestre. Y aunque hay proyectos de conservación para protegerlas, la caza furtiva y el mascotismo de las chichillas está provocando que su población siga disminuyendo. No colabores a ello manteniendo a estos sorpendentes animales en cautiverio.

2. Cobaya

Este encantador roedor resulta irresistiblemente tierno a la hora de elegirlo como animal de compañía, siendo junto al hámster uno de los más cotizados. Tanto que hasta nos resulta llamativo saber que son originarios de las llanuras de los Andes en América del Sur y que su hábitat natural son las planicies cubiertas de hierba donde viven en pequeñas manadas que se mueven juntas. Su alimento es el pasto y la vegetación, y buscan refugio en madrigueras de otros animales, grietas y túneles formados por la espesura.

Son seres muy sociales y activos, les encanta corretear en espacios amplios, y nada mejor que hacerlo junto a los suyos en los llanos repletos de hierba, siempre al amanecer y al anochecer, cuando es más seguro frente a los depredadores. Es por esto que la falta de movimiento y la soledad son motivos por los que en cautividad pueden sufrir de estrés, así como también lo son muchos aspectos relacionados con su cuidado. Este estrés puede provocarles problemas de salud o potenciar enfermedades que ya sufren.

Desgraciadamente conocida como “conejillo de indias” por ser un animal muy común para la experimentación en investigación biomédica, la cobaya se cría cada vez más para tenerla como mascota. Aunque pensemos que les estamos cuidando muy bien, el mascotismo no deja de ser una situación de cautiverio para estos animales, querámoles libres.

3. Hámster

Un achuchable hámster es uno de los regalos favoritos que puedan desear l@s más peques de la casa, con sus adorables caritas, cuerpos rechonchos y aspecto de pequeños peluches. Siendo tan populares es curioso que no todo el mundo sepa que los cricetinos (Cricetinae) o hámsteres son una subfamilia de roedores en la que se reconocen 24 especies y 7 géneros distintos, y que la mayoría son originarias de Asia y Oriente Medio.

Aunque nos empeñemos en convertirlos en animales de compañía, son animales solitarios y en la naturaleza pasan alrededor de 20 horas diarias dentro de su madriguera saliendo solo para buscar comida durante la noche o el amanecer. Además pueden permanecer meses hibernando si la temperatura les resulta demasiado baja. Los hámsteres son de costumbres nocturnas, tímidos y recelosos, ya que forman parte de la dieta de muchos pequeños depredadores. Es por eso que les molesta que les toquen, algo que choca con su entrañable aspecto y que en cautiverio da lugar a situaciones que asustan al animal. Recibir la mordedura de un hámster es algo bastante común. Además, al ser roedores, sus incisivos no paran de crecer y por ello necesitan desgastarlos habitualmente, lo que conlleva una dieta muy específica que les ayude a ello.

Este animal tan conocido pertenece a una de las especies menos estudiadas en el ámbito del comportamiento, por lo que nos puede llegar a soprender que necesiten moverse y realizar ejercicio constantemente. Imagina lo que puede sentir un hámster viéndose atrapado en una jaula haciendo girar una rueda.

*El estudio se ha realizado en base a las búsquedas realizadas en Google entre septiembre de 2021 y agosto de 2022 en España.

NUESTRAS CAUSAS

La UE es uno de los mayores mercados de animales de compañía exóticos.

Con frecuencia los animales son sacados del la naturaleza y traficados ilegalmente.

Luchamos por conseguir la prohibición del uso de animales salvajes en circos.

Ayúdanos a dar un futuro mejor a primates y otros mamíferos exóticos

¡Súmate a la causa!

Suscríbete a nuestro boletín

SI AMAS A LOS ANIMALES,
QUIÉRELES LIBRES

#AMORTOXICO

Este proyecto de AAP cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.