Campaña para la prohibición del uso de animales salvajes en circos

Miles de animales salvajes siguen sufriendo en carpas de circo y remolques en toda la Unión Europea. Aunque muchos países de la UE han adoptado prohibiciones o restricciones sobre el uso de animales salvajes en los circos, el espectáculo aún no ha terminado. Cada año, cientos de circos siguen recorriendo docenas de países de la UE, obligado a miles de animales salvajes a actuar en sus espectáculos.

Esto es cruel, peligroso e innecesario. Y debe terminar.

Cruel

Los circos no son lugares adecuados para los animales salvajes. Las necesidades fisiológicas, psicológicas y comportamentales de estos animales se ven comprometidas en todos y cada uno de los aspectos de su vida en el circo, desde los brutales métodos de entrenamiento para conseguir que realicen comportamientos anti-naturales, hasta las condiciones de alojamiento en pequeñas jaulas o los frecuentes y largos viajes. Sin excepción, los animales salvajes en los circos sufren una merma en sus condiciones de salud y bienestar. Esto es así, hasta el punto que la propia Federación Veterinaria Europea, y el Consejo General de Colegios Veterinarios de España, han instado a través de una declaración pública a las autoridades competentes a prohibir la utilización de animales salvajes en circos ante la imposibilidad de satisfacer las necesidades más básicas de estos animales por parte de los circos itinerantes.

Peligroso

El uso de animales salvajes en circos va en contra de su bienestar, pero también plantea graves riesgos para la seguridad pública. Los animales salvajes son impredecibles y su proximidad con el público dentro y fuera de las actuaciones, puede representar un peligro para las personas. No hay que olvidar que en los últimos 24 años se han registrado 404 incidentes con 836 animales salvajes en circos de la UE. Sin una prohibición homogénea en el uso de animales salvajes en circos en toda la UE estos riesgos seguirán presentes incluso en los países donde ya se han prohibido estos espectáculos, ya que los circos siguen atravesando estos países para llegar a aquellos lugares donde aún pueden actuar con los animales, poniendo así en riesgo también a la ciudadanía de estos países de tránsito.

Innecesario

El circo como forma de expresión artística no necesita animales salvajes en la pista. De hecho, numerosos circos han dejado de utilizar animales salvajes en sus espectáculos con gran éxito y se han reconvertido en espectáculos modernos y de calidad, ampliamente aplaudidos por el gran público. El uso de animales salvajes en los circos tampoco tiene valor educativo en lo que respecta al bienestar animal y la conservación de las especies. En lugar de facilitar y promover el aprendizaje sobre las necesidades naturales de los animales, los circos promueven la falta de empatía por los seres vivos, dañando así los esfuerzos de escuelas y administraciones por concienciar a los niños, público mayoritario de estos espectáculos, acerca del respeto hacia los animales y la naturaleza.

El espectáculo debe acabar

A través de InfoCircos y junto con el resto de integrantes de Eurogroup for Animals, pedimos a la Unión Europea que adopte urgentemente una prohibición del uso de animales salvajes en circos en toda la UE.

La Unión Europea tiene la competencia y la responsabilidad de detener el sufrimiento de estos animales y superar las deficiencias que plantea la diversidad de legislaciones nacionales y regionales con las que se han tratado de abordar los problemas derivados de la utilización de animales salvajes en circos desde los distintos Estados Miembros. La mayoría de ciudadanos de la UE exige una prohibición en toda la UE del uso de animales salvajes en los circos.

InfoCircos es una plataforma formada por las organizaciones FAADAAnimaNaturalis, ANDA y AAP Primadomus con el objetivo de acabar con el uso de animales salvajes en el circo y espectáculos similares en España.